En la década de los años noventa, en el contexto de la firma del Tratado de Libre Comercio, se proyectó a Hermosillo como la “capital del Noroeste”, con el sueño de quienes acuñaron dicha frase de que esta ciudad aspirara al desarrollo de Guadalajara, Jalisco o de Monterrey, Nuevo León.

Vino el famoso “Error de Diciembre” que detuvo dicho sueño y, después, la falta de agua potable como garantía del crecimiento industrial y comercial.

Hoy, con 900 mil habitantes, y ya con el problema de abasto de agua resuelto, la ciudad crece a pasos agigantados. Y, para muestra, los grandes edificios que se levantan en varios puntos de la ciudad.

Se trata de complejos comerciales y de negocios multinivel, así como condominios y centros comerciales.

A diciembre de 2016, en la ciudad se levantan 66 comercios, 47 bodegas y plantas industriales, siete naves industriales y cuatro hoteles. Todos distribuidos por la ciudad, de acuerdo con datos proporcionados por la Coordinación de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Ecología (Cidue) del Gobierno municipal de Hermosillo.

Los empresarios llaman al poniente de Hermosillo “la nueva zona de los negocios multinivel” por tener espacios céntricos para su construcción, vialidades en mejores condiciones y estar cerca del aeropuerto.

Este tipo de infraestructura tiene similitud en contar con estacionamientos subterráneos con capacidad para más de 500 automóviles. Su diseño es vanguardista, con elevadores, escaleras eléctricas y fijas. Áreas comerciales, restaurantes, explanadas techadas, seguridad privada, áreas verdes con sistema de riego automatizado.

Los pisos, techos y paredes de estas construcciones son con acabados de lujo. Además con puertas de cristal en varios de los accesos a comercios y oficinas de negocios para enaltecer la belleza arquitectónica.

Otras de las características es que cuentan con alta tecnología en sistema de emergencia como detectores de humo, puertas de auxilio, extinguidores en cada nivel y planta eléctrica de emergencia.

Son dos complejos comerciales y de negocios que se construyen en la capital sonorense. Dos condominios y un gran centro comercial. Todos multinivel.

 

Andenes Hermosillo

Con más de 14 mil 400 metros de construcción, este centro comercial y oficinas para negocios se edifica en bulevar Luis Donaldo Colosio con Calzada de los Ángeles.

Incluye una torre de 12 niveles para oficinas de negocios que abarca 7 mil 300 metros de construcción.

Contará con una gran plaza comercial de 57 locales para comercios, de servicios y ocho espacios más para restaurantes con terraza y vista a la ciudad. Estacionamiento subterráneo para 526 vehículos.

En noviembre de 2016 comenzó su construcción y se estima que termine para su inmediata inauguración en marzo de 2018. Su inversión es de 400 millones de pesos por la empresa Paga Desarrolladores e Inmae Inmobiliaria.

 

Colossus

Este centro comercial y oficinas para negocios multinivel se localizará en bulevar Luis Donaldo Colosio #619, colonia Santa Fe. Tiene una inversión de 250 millones de pesos por el Grupo Desarrollador Terra Vital.

Son 11 mil metros de construcción, de los cuales, 7 mil son áreas corporativas de negocios en la torre de once pisos. Los tres primeros niveles son para espacios comerciales, el cuarto nivel contempla siete suites ejecutivas desde 41 a 70 metros cuadrados.

El quinto nivel se compone por 18 suites ejecutivas desde 22 a 60 metros cuadrados cada una. Del sexto al octavo son 30 suites operativas por cada nivel de 55 a 120 metros cuadrados cada una. El noveno y décimo piso son 14 suites corporativas desde 78 a 166 metros cuadrados y el último nivel con cinco suites de 111 a 220 metros cuadrados.

Los comercios que se ubicarán en los tres primeros niveles tienen cuatro mil metros cuadrados de construcción. En la planta baja tendrá locales desde 51 hasta 118 metros cuadrados de edificación. El segundo piso con espacios de 51 a 118 metros cuadrados cada uno. El tercero incluye locales para restaurantes desde 130 a 300 metros de construcción cada uno.

Contará con 500 cajones para estacionamientos subterráneos. El miércoles 7 de diciembre pasado se colocó simbólicamente la primera piedra para dar el inicio oficial a los trabajos de edificación. La obras de las áreas comerciales terminarán en noviembre de 2017; un mes después la torre donde se encontrarán los espacios corporativos para negocios.

 

Altitud 40

Es un complejo de condominios multinivel con departamentos y lofts que se construye sobre una pendiente de 20 metros de altura en los bulevares José María Morelos y Pavón con López Portillo.

Cuenta con 2 mil 150 paneles solares distribuidos en la fachada de las dos torres, capaces de producir el 50% de la electricidad requerida en verano y un 80% en invierno.

Los condominios cuentan con un gimnasio cada uno con el mejor equipo para ejercicios y con vista  a la ciudad. También contempla un área comercial, para restaurantes y de servicios.

Los inmuebles cuentan con loft de una recámara, sala-comedor-cocina, un baño completo, closet. Son tres tipos de departamentos con 81.50 metros cuadrados de construcción. El segundo de 80.50 metros cuadrados y 91.80 metros cuadrados.

Mientras que los departamentos son de 234.10 metros de construcción. Incluyen tres recámaras, estancia, sala-comedor-cocina, 4 1/2 baños, terraza y cuarto de lavandería.

 

Multiniveles, un nuevo modelo de construcción

Las directora del Instituto Municipal de Planeación, Guadalupe Peñúñuri Soto, afirmó que el desarrollo de complejos comerciales y de negocios en Hermosillo corresponde un nuevo modelo de ciudad compacta, policéntrica y diversa, es por ello que los empresarios buscan que el crecimiento sea preferentemente vertical.

“En los últimos 30 años la población de la ciudad creció 2.41 veces, pero su superficie urbana creció 5.27 veces (Sedesol 2010). Este es un modelo de desarrollo expansivo, causado en gran parte por un urbanismo especulativo que en la búsqueda de suelo barato optó por desarrollar las periferias de la ciudad, creando extensas zonas en las que sólo se construyó vivienda, de manera aislada, sin conectividad funcional con la ciudad, sin equipamientos de calidad y fuentes de trabajo. Esto genera una enorme presión para la ciudad en términos económicos, funcionales, ambientales y en detrimento de la calidad de vida”, explicó.

La ubicación de los multiniveles en zonas habitacionales crea subcentros urbanos con usos mixtos como comercial y oficinas para negocios, que evita grandes desplazamientos de las personas hacia otros sectores; ahora la gente cuenta con lo necesario cerca de su colonia.

Peñúñuri aseveró que la edificación de los multiniveles también trae consigo mayores espacios ocupacionales en desarrollos residenciales. “Por lo general los fraccionamientos se construyeron como complejos de cerradas monofuncionales (urbanismo carcelario) que sólo crean ciudades dormitorio, aisladas por bardas que conforman vialidades y zonas inseguras al no tener ojos hacia la calle”.

Dentro de los proyectos de la urbanización en los próximos años, comentó, está la infraestructura verde, que aunada a las construcciones multiniveles aporta servicios ecosistémicos que consisten en filtrar el agua pluvial al subsuelo para abastecer los mantos acuíferos.

“Somos una de las ciudades con mayor crecimiento demográfico en México. Los organismos internacionales de gran prestigio como el Banco Interamericano de Desarrollo, Nadbank, Cocef, ONU-Hábitat y la Escuela de Diseño Urbano de Harvard, entre otros, han descubierto el gran potencial que tenemos, y se encuentran en este momento trabajando con nosotros para elevar la competitividad urbana de la ciudad. Si queremos transitar hacia un modelo de desarrollo más sustentable e inteligente y evitar el crecimiento desordenado de la mancha urbana, debemos alentar este nuevo modelo de desarrollo vertical más sustentable, incluyente y competitivo, que el basado en el modelo expansivo”, dijo.