La ciudad experimenta una nueva etapa inmobiliaria donde la tendencia es la verticalización, con proyectos que darán nueva vida y aspecto a la capital Sonorense.

Desde hace tiempo, el desarrollo inmobiliario vertical de Hermosillo fue sólo para oficinas y hoteles. Desde hace unos cuantos años, la ciudad también ha empezado a mirar hacia arriba para ofrecer vivienda. Según datos de la Secretaría de Economía, actualmente en la capital sonorense están en desarrollo más de 12 proyectos verticales, entre torres departamentales, oficinas y centros comerciales. Cada uno de ellos tiene por lo menos 10 pisos y se encuentran en diferentes etapas, refiere el secretario de Economía, Jorge Vidal Ahumada: “Están en construcción, en proyecto, pero ya con movimiento de tierra”.

En conjunto, estos desarrollos representan una inversión aproximada de 7 mil millones de pesos, de acuerdo con la Coordinación de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Ecología (Cidue). Esta eficiencia, explica, se orienta principalmente a los servicios, pues entre más se amplía la mancha urbana hacia las periferias, mayor es el costo de llevar a esas zonas el agua, el alumbrado público, la seguridad y la recolección de basura. En cambio, el crecimiento hacia arriba permite una ciudad más ordenada donde, asegura el funcionario municipal, se favorece el desarrollo en comunidad y con mayor seguridad, contrario a lo que pudiera pensarse.

“No es nada más un cambio en el tipo de vivienda, es un cambio en la forma de vida de la gente”, enfatiza.

Jorge Vidal, secretario de Economía, es optimista en lo que considera una respuesta favorable del mercado inmobiliario hacia estos nuevos esquemas, lo que se refleja en cada vez más proyectos de este tipo.

Resalta además que, en su mayoría, estos desarrollos están impulsados desde los inversionistas locales.

“Lógicamente, estos capitales locales, para que hayan metido la mano a la bolsa para meterse en ese tipo de inversiones, hicieron un estudio de mercado y están confiados en él”, expresa.

Para Roberto Pérez Salman, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Sonora, esta nueva oferta inmobiliaria obedece a un crecimiento natural para una ciudad como Hermosillo, aun cuando, agrega, pareciera que ha ocurrido “como de golpe”.

“Yo siento que lo que nos va a marcar esa tendencia es la aceptación porque finalmente todos esos son inmuebles con los que se quiere tener una rentabilidad y para poder satisfacer una necesidad”, menciona.

De acuerdo con el experto, el avance de las técnicas de ingeniería y la rigurosidad en los reglamentos de construcción permite confiar en que los grandes edificios en Hermosillo cuentan con las condiciones necesarias de seguridad en caso de alguna eventualidad.